Suiza

El encanto de los pueblos suizos

Sin duda, en Suiza hay muchísimos pueblos a los que admirar. De entre todos, los pueblos suizos de Thun, Lauterbrunnen y Zermatt, son de visita obligada. Los dos primeros, están situados en la zona central del país, y muy cercanos uno al otro. El último, más al sur, tiene la peculiaridad de tener acceso solo por tren, no se permiten los coches.

Thun

 

Este precioso pueblo suizo lo encontraremos en la parte Sur de un lago con el mismo nombre. Pertenece al cantón de Berna, y alberga en su casco antiguo un castillo del siglo XII. Desde allí, podemos no solo admirar las vistas del pueblo, sino también disfrutar de un enclave sin igual. Este pequeño pueblo suizo está situado entre las majestuosas montañas de los Alpes y sobre un islote del río Aar, cuyos dos brazos rodean el pueblo y van a parar al lago.

Pasea por el caso antiguo, sobre todo por la Hauptgasse, y disfruta de las terrazas que asoman de los bares y casas. Cruza el puente de madera que comunica las dos partes de Thun y, sobre todo, sube al castillo. Thun no te decepcionará.

Suiza

Lauterbrunnen

 

Este otro pueblo suizo, también perteneciente al cantón de Berna, debe su nombre a las 72 cataratas que alberga. La traducción de Lauterbrunnen viene a ser “solo fuentes”. La zona está dentro de una de las reservas naturales más importantes de Suiza. Sus casas de madera, el paisaje alpino y la Cascada Staubbach lo convierten en un paraíso.

En Lauterbrunnen no puedes perderte las Trummerlbach Falls, las cascadas con agua procedente de los glaciares Jungfraujoch, Eiger y Mönch. Puedes subir al jungfraujoch, a 3.454 metros cogiendo el tren cremallera que parte de Lauterbrunnen.

Visita las cataratas Staubbach, con 300 metros de caída. Hay varios caminos para acceder a ellas. Elijas el que elijas, es todo un espectáculo de la Naturaleza. O simplemente disfruta del valle, con sus extensos prados, bosques y paisajes alpinos.

Suiza

Zermatt

El pueblo suizo de Zermatt pertenece al cantón de Valais. Su fama se debe a estar al lado del pico del Cervino. Aquí puedes disfrutar del esquí de alta montaña, en la estación de Zermatt y Breuil-Cervinia. Sube a su mirador, a 3.090 metros de altura, y ten una panorámica espectacular de los Alpes.

Por otro lado, Zermatt está protegido de la contaminación, por lo que el uso de vehículos está prohibido. Solo podrás acceder en tren desde Täsch y Visp.

Una vez en Zermatt, haz la ruta de los cinco lagos: Leisee, Stellisee y Grindjisee son los más espectaculares. Accede en teleférico a Rothorn para ver de cerca el pico Cervino. Sube al Gornegrat con el tren cremallera, visita el Glaciar Gorner y, a la bajada, haz una parada en Riffelalp para disfrutar de otro lago: el Riffelsee.

Suiza

Si quieres conocer otros parajes naturales de Suiza, lee el artículo sobre Oeschinensee, y ve preparando la maleta.