El romanticismo en estado puro: Polinesia

Polinesia

El romanticismo en estado puro: Polinesia

¿Alguna vez has soñado con ver aguas infinitas de belleza incomparable mientras disfrutas de la paz y de la tranquilidad junto a tu pareja? Pues tu sueño puede hacerse realidad viajando a la Polinesia. 

En Viajes Rangali ponemos a tu entera disposición la posibilidad de hacer un viaje inolvidable a la Polinesia, con todas las facilidades posibles para ti, y con la seguridad de que estarás cubierto con una agencia que tiene una gran experiencia organizando viajes de ensueño a este maravilloso destino.

La Polinesia, el destino que buscas

Si no sabes demasiado sobre la Polinesia, deja que te contemos nosotros algunas cosas que te pueden interesar.

Polinesia significa múltiples islas, y es un grupo compuesto de casi mil islas en el centro y en la zona sur del océano Pacífico, y perteneciente a Oceanía. Fue el escritor galo Charles de Brosses el que llamó a estas islas así en el año 1756.

La Polinesia tiene una extensión de 30 millones de kilómetros cuadrados, formando un triángulo en cuyos vértices están Nueva Zelanda, Hawái y la Isla de Pascua, en cuyo interior se encuentran lugares tan maravillosos como Samoa, Tonga o las Islas Cook.

Algunos consejos para tu viaje a la Polinesia

La mejor época del año para ir a la Polinesia es en dos periodos: de noviembre hasta el mes de mayo, puedes encontrar un clima más caluroso y con bastante humedad, con lluvias muy abundantes, pero también con muchos días de sol. La estación seca va de junio hasta octubre, época en la que hace menos calor. No obstante, aquí la temperatura es de entre 26 y 27 grados durante todo el año. 

Disfruta de un buen descanso sobre el agua

No te imaginas la sensación que proporciona dormir sobre las aguas del océano. No, no hablamos de que te tumbes en una colchoneta, sino que lo hagas en uno de las cabañas que están construidas sobre las aguas del Pacífico.

Visita otras islas

Como decimos, la Polinesia es un conjunto de muchísimas islas. Algunas islas que son paradas obligatorias son, sin lugar a dudas, Bora Bora, Tahití o Moorea, una muestra de que el paraíso existe en la Tierra.